La videovigilancia IP (Protocolo de Internet) ofrece a los minoristas nuevas herramientas y posibilidades para mejorar la prevención de pérdidas y el rendimiento de la tienda. Al permitir capturar vídeo como información digital y acceder a él desde cualquier parte a través de una red basada en IP, la videovigilancia IP permite a su equipo de prevención de pérdidas y a otros departamentos ver, analizar y gestionar las grabaciones. La inteligencia integrada también permite a las cámaras detectar y alertar automáticamente al personal de posibles robos, comportamientos sospechosos y otros eventos.


La inteligencia a nivel de la cámara cierra muchas brechas en la prevención de pérdidas. Los sistemas de vigilancia IP se pueden configurar para:
  • Detectar comportamientos sospechosos, por ejemplo que un cliente se lleve muchas unidades de un artículo que no se adquiere normalmente a granel, o que un cajero no pase deliberadamente una compra por el detector sin escanear los productos. 
  • Captar comportamientos de delincuencia organizada en una tienda y permitirle comunicárselo rápidamente a otras tiendas de su cadena. 
  • Integrar la videovigilancia con sistemas de vigilancia electrónica de artículos (EAS) para asegurarse de que se siguen los procedimientos correctos, como detener a los clientes que activan la alarma de la puerta. 
  • Conectar directamente el vídeo con los sistemas de punto de venta (POS) para descubrir la connivencia de los empleados (que ofrecen descuentos no autorizados a amigos) u otras ventas inapropiadas. Por ejemplo, se puede activar el vídeo cada vez que se haga una venta limitada en edad o una devolución.
Su empresa podría utilizar el vídeo que recoge todos los días en su comercio para:
  • Supervisar el número de clientes que entran y salen y la longitud de las colas en las cajas para proporcionar alertas cuando se necesite más personal.
  • Proporcionar alertas cuando se necesite reponer los estantes, cuando se produzcan derrames, los pasillos estén bloqueados, o se superen las directrices referentes a las colas en las cajas.
  • Supervisar las interacciones empleado/cliente para mejorar el servicio, detectar deficiencias en la formación y gestión, reconocer y elogiar el buen comportamiento, e identificar a los empleados que evitan el contacto con los clientes o evaden otras responsabilidades.
  • Estudiar y mejorar el diseño de la tienda, el flujo de clientes y la situación de expositores para mejorar las ventas y reducir las pérdidas de inventario.
  • Desarrollar herramientas de formación para enseñar a los empleados todas las técnicas, desde cómo reconocer el comportamiento común de aquellos que hurtan en las tiendas a modos de ayudar a los clientes de manera más eficaz.

Mientras que las cámaras analógicas tradicionales sólo pueden proporcionar el equivalente a una resolución de 0,4 megapíxeles, las cámaras de red (digitales) pueden ofrecer una resolución hasta 16 veces superior y excelentes capacidades de zoom digital para cubrir un área más amplia. Esto se puede traducir en una mejora en los detalles, como los números de una matrícula o el nombre en la identificación de un empleado. El barrido progresivo (frente al barrido entrelazado analógico) también genera un mejor detalle dentro de una imagen en movimiento como una persona huyendo. Además, la instalación de las cámaras de red es menos costosa, e incluso algunos modelos no necesitan toma de corriente. Mediante la tecnología de Alimentación eléctrica a través de Ethernet (PoE) puede alimentar una cámara con el mismo cable que se utiliza para conectarla a la red. PoE también facilita la aplicación de sistemas de alimentación ininterrumpida (SAI) para garantizar el funcionamiento las 24 horas del día y los 7 días de la semana.


Otras ventajas de las cámaras digitales son:

  • Inteligencia a nivel de la cámara que incluye detección de movimiento, movimiento direccional, objetos abandonados, retirada de objetos, presencia humana, manipulación de la cámara, identificación y movimiento horizontal/vertical/zoom (PTZ).
  • Las cámaras de red están equipadas con memoria de imagen que almacenan y envían las imágenes recogidas antes y después de que se produzca una alarma.
  • Las cámaras de red se pueden supervisar, gestionar y actualizar en una red de igual forma que cualquier otro dispositivo de red.